Puente de las cadenas (y plaza széchenyi)

Origen. Historia. Características. Leyenda.

Paseando por la orilla del Danubio, descubrirás  el famoso y emblemático Puente de las Cadenas o Puente Széchenyi (Széchenyi Lánchíd). Su nombre hace honor al visionario conde István Széchenyi, ya que propuso la idea de su construcción para unir permanentemente por primera vez en la historia las ciudades de Buda y Pest. Actualmente, el noble es recordado como «el Húngaro Más Grande» dado que hizo grandes acciones para lograr el desarrollo del bienestar de la nación húngara y mucho hincapié en impulsar la economía, intelectualidadmodernización de Hungría.

Para ubicarte, es importante que sepas que el puente conecta por la zona de Buda con la turística Plaza Ádam Clark, donde se coge al Funicular de Budapest que sube directamente al Castillo de Buda; pero esa parte la recorrerás mañana. En cambio, por el lado de Pest, conecta con la Plaza Széchenyi. Ésta se encuentra rodeada de otros puntos de interés, como son la Academia de las Ciencias de Hungría (Magyar Tudományos Akadémia) y el Palacio Gresham(Gresham-palota), que hace esquina con la conocida y popular Calle Zrinyi (Zrinyi utca).

De modo que, para averiguar los secretos e historia que esconde ésta construcción y las de los alrededores de la Plaza Széchenyi, te recomendamos que te quedes leyendo este post.

Te recordamos que actualmente, se encuentra en obras, no está previsto que finalicen hasta 2023. A día de hoy, no podrás cruzar por él (sino por el Puente Elisabeth o el Puente Margarita), así que ya tienes una excusa para volver a visitar la ciudad.

Origen 

Su origen se remonta años atrás. Antiguamente, el Río Danubio sólo podía cruzarse en barco, un lujo que tan sólo unos pocos podían permitirse. O bien, también podía ser cruzado durante la época de invierno, cuando el río estaba helado, aunque era muy peligroso.

Y, a principios del S.XIX un importante personaje de la historia de Hungría, el conde István Széchenyi, necesitaba cruzar el Danubio por un asunto urgente. Y, debido a lo explicado, no pudo hacerlo hasta una semana después, cuando consiguió un barco ya que él no poseía.

El noble y visionario húngaro aportó la novedosa idea e iniciativa al Imperio Austro-Húngaro de construir un puente que uniese por primera vez en la historia Hungría la ciudad de Buda con la ciudad de Pest. De ahí que, el Puente de las Cadenas sea también conocido como Puente Széchenyi. 

Los Austrias, muy astutamente, «compraron» su idea, ya que vieron tras ella la creación de una “autopista” de alto interés comercial, en la que podrían trasladar las mercancías de Pest a Buda y llegar por tierra hasta Viena.

Historia y características 

De modo que entre 1842-49, nació este puente colgante que no tiene cables, sino que lo unen cadenas. Se trataba de un método bastante novedoso en aquel entonces y ello hace honor a su nombre. Y, tal y como hemos comentado, fue el primer puente que unió a Buda con Pest por primera vez en la historia.

Por la zona de Buda, conecta con la turística Plaza Ádam Clark, donde se coge al Funicular de Budapest que sube directamente al Castillo de Buda. En cambio, por el lado de Pest, el Puente de las Cadenas conecta con la Plaza Széchenyi (Széchenyi tér).

Su longitud es de 380 metros de largo en piedra, y se construyó bajo la dirección del ingeniero escocés Adam Clark. Entonces, era considerado uno de los puentes más largos de toda Europa y el segundo del mundo entero.

En 1945, durante la Segunda Guerra Mundial, el puente original (al igual que los otros puentes de Budapest) fue dinamitado por las tropas alemanas. En adelante, se reconstruyó (idéntico al original), y fue re-inaugurado en 1949, para su centésimo aniversario. Es por eso que hoy en día, no es el mismo que se construyó hace más de 150 años, sino la reconstrucción de éste.

El Puente de las Cadenas es muy bonito de ver de día, a pesar de las obras. Pero, ¿te has planteado hacerlo de noche? Si quieres sacar una de las mejores fotografías de Budapest te recomendamos realices uno de estos cruceros, ya sea para tomar algo mientras contemplas las maravillas del Danubio  o con una tradicional cena en barco.

Leyenda

Fue en 1853, cuando se emplazaron las cuatro estatuas de leones que custodian las entradas del puente, realizadas también en piedra por el escultor Janos Marschalko. Éstos representan ser los «guardianes de Hungría» y cuenta la leyenda que cobrarán vida el día que el país esté en peligro, deteniendo al invasor.

También, se dice que los leones tienen un «fallo».¡Y es que no tienen lengua! La leyenda también cuenta, que Janos Marschalko olvidó esculpir sus lenguas. Y, debido a ello, recibió tantas críticas negativas que se suicidó saltando al Danubio. Sin embargo, otros dicen que tan sólo se trata de una leyenda, y que el escultor sí hizo las lenguas de los leones, sólo que son difíciles de visualizar y que no ocurrió ninguno de los hechos comentados. ¿Y tú, qué piensas que sucedió?

Plaza Széchenyi

Tal y como ya te hemos explicado, por el lado de Pest, el Puente de las Cadenas conecta con la Plaza Széchenyi. Ésta se encuentra rodeada de otros puntos de interés, como son la Academia de las Ciencias de Hungría (Magyar Tudományos Akadémia) y el Palacio Gresham (Gresham-palota), que hace esquina con la conocida y popular Calle Zrinyi (Zrinyi utca). 

Academia de las Ciencias de Hungría

Cruzando diagonalmente la Plaza Széchenyi, encontrarás la Academia de las Ciencias de Hungría.

Te interesará saber que fue fundada en 1825, cuando el conde István Széchenyi hizo un importante donativo al país húngaro. El motivo de su acto benéfico fue crear una sociedad culta de desarrollo y estudio de la lengua húngara, además de propagación de las ciencias y las artes de Hungría. Recibió su nombre actual en 1845 y su el edificio neorrenacentista fue inaugurado en 1865.

Palacio Gresham

Frente a la Plaza Széchenyi y el Puente de las Cadenas, se ubica el Palacio Gresham, el lujoso hotel situado junto al Danubio que guarda una curiosa historia detrás.

Se trata de un edificio en estilo art nouveau, construido en 1906 como un edificio de oficinas y apartamentos de la empresa inglesa Gresham Life Assurance Company (cuando era un buen momento para la inversión en la capital húngara). 

Durante la Segunda Guerra Mundial, fue utilizado como cuartel. Y, durante el comunismo, como edificio de apartamentos. Luego, el Gobierno de Hungría lo donó a la ciudad de Budapest. Sin embargo, en 2001 una empresa irlandesa lo compró e hizo de él el actual Four Seasons Hotel Budapest Gresham Palace. 

Hasta aquí todo sobre el histórico Puente de las Cadenas (y sus alrededores). Esperamos que te haya servido de gran ayuda.

Si tienes alguna duda o cuestión a comentar, te animamos a que nos escribas tu consulta en los comentarios.

¡Estaremos encantados de responderte!

Si te gusta nuestro contenido y quieres estar al día de todas las novedades de la ciudad

¡SÍGUENOS EN INSTAGRAM!

... ...