MATRONA EN BUDAPEST:

La historia de cómo estoy consiguiendo estudiar Matrona en Budapest, y el error que debes evitar cometer si decides hacerlo.

Soy Mónica, Enfermera y futura Matrona

¡Hola! Encantada de conocerte, mi nombre es Mónica. Y,  es que antes que empieces a leer mi historia, me gustaría que me conocieras un poco más. Soy una chica de 26 años con un espíritu muy, muy wanderlust. Enfermera (graduada en la Universitat de Barcelona (UB) en 2014) y muchas otras cosas más. Me presenté al EIR19 y tengo el famoso máster de ese mismo curso (cuyo título es demasiado largo como para hacerte perder el tiempo leyéndolo) y otros tantos cursos sanitarios (¡y no sanitarios también!). Me apasiona escribir. Me encanta la organización, planificación y gestión de eventos, también el minimalismo detallista  (sí, soy esa amiga que recuerda todos los detalles, fechas y momentos que la gente normalmente olvida…); es por ello que estudié Wedding Planner & Designer también. Amo la tortilla de patatas semi-deshecha (mi favorita de la de mi novio, Martí), las croquetas y el cheesecake. Soy una auténtica Nutella y Pistacho lover y amante del café. Vengo de Barcelona y del mar de la Costa Brava, soy española y catalana; y actualmente vivo en Budapest -con mi novio Martí (que es un ingeniero viajero que teletrabaja por el mundo)- para cumplir mi sueño de ser Matrona. Tras unos acontecimientos que ocurrieron antes de empezar a Estudiar Matrona en Budapest, nació nuestro blog «La Perla del Danubio».  

1. Cómo supe que quería ser Enfermera

 De pequeña fui la típica niña que jugaba a mamás y papás, me encantaba. Siempre fui la pequeña de mi familia, entonces nunca viví de cerca ningún embarazo más allá de las madres de mis amigas del colegio, moría de amor acariciándoles la barriguita y deseaba poder ver y coger al bebé cuando naciera.

Como ves,  me apasionaba todo el proceso del embarazo, los recién nacidos y los bebés. En ese momento – con tan sólo cinco años-, no sabía que existían las matronas, igual que entonces no distinguía entre enfermeras pediátricas, pediatras, ni ginecólogas tampoco. Por lo que durante años, mi sueño fue ser profesora en una escuela infantil, y mis tutoras del colegio decían siempre a mi madre «Mónica llegará allá donde quiera, será una gran profesora si es lo que ella desea». Por esa razón, me dediqué con empeño a mis estudios.

Justo al terminar la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y comenzar el Bachillerato, llegó el momento de decidir en qué rama académica quería especializarme (artística, social, humanística, científica o tecnológica). A pesar de que la idea de ser profesora seguía atrayéndome, mi enfoque ya no se centraba en infantil sino que en los idiomas, la fotografía y las ciencias. Los dos primeros son más bien mi pasión personal, así que descarté estudiarlos profesionalmente y me adentré en el campo de las Ciencias de la Salud.

Me inscribí en el Bachillerato científico y cuando estaba más cerca de presentarme a las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), me enfrenté a otra importante elección: Enfermería, Medicina, Odontología o Psicología. Fue durante una conversación reveladora con Carlos, mi profesor de Castellano, cuando finalmente supe que quería ser Enfermera.

Siempre recibí el apoyo de mi familia, cuando se lo dije se sintieron muy orgullosos ya que juntos vivimos innumerables días, tardes y noches por las habitaciones, pasillos y salas de espera de los hospitales por la Leucemia que afectó a mi yaya Pilar durante años. Entonces, me di cuenta de algo: desde pequeña ya conocía la figura de los profesionales que cuidaban de mi abuela, pero entonces no sabía que aquellos ángeles se llamaban «Enfermeras».

2. ¡Mamá, quiero ser Matrona!

En junio de 2014, me presenté a Selectividad y conseguí nota suficiente como para entrar en la carrera de Enfermería en la Universitat de Barcelona. Comencé la carrera en septiembre de 2014, que tiene una duración de 4 años. Durante mi segundo año, empecé a hacer prácticas rotando en la planta de Neurología y en la Unidad de Ictus del Hospital Clínic de Barcelona. Tan sólo estaba empezando a enamorarme de  la profesión de mi vida.

En el tercer año, pasé cuatro meses en un Centro de Atención Primaria de Bordeta-Magòria y otros cuatro meses en una planta hospitalaria que abarcaba Traumatología, Ginecología y Cirugía Plástica en el Hospital Sagrat Cor de Barcelona. En mi cuarto año de Enfermería, tuve que elegir entre rotar en Urgencias o en UCI, y opté por Urgencias, lo cual me encantó. Luego, tuve que tomar una decisión difícil al elegir una especialidad para rotar, y mi dilema se centraba en si escoger la especialidad de Obstetricia y Ginecología (Matrona) o Pediatría, dos áreas que, aunque parecen similares, son muy diferentes entre sí.

Finalmente, elegí la especialidad de Obstetricia y Ginecología en la Seu Maternitat del Hospital Clínic de Barcelona, era mi mejor opción considerando la ubicación del hospital, los horarios de prácticas y la compatibilidad con mi trabajo a tiempo parcial como retail-assistant en Primark y posteriormente en la tienda oficial del Fútbol Club Barcelona, además de dar clases particulares. Tan sólo comenzar éstas últimas prácticas, supe con certeza que quería dedicarme a la obstetricia y ginecología, y lo confirmé después de presenciar mi primer parto durante el turno de noche. De hecho, al llegar a casa a las 8:00am, lo primero que dije a mi madre fue: “¡Mamá, quiero ser Matrona!”; y ese nuevo sueño me llevó a estudiar todas las alternativas para estudiar la especialidad de Obstetricia y Ginecología (Matrona).

3. Estudiar Matrona en España: Mi experiencia con el EIR

Comencé mis estudios de Enfermería en la Universidad de Barcelona en 2014 y me gradué en 2018, con un claro sueño: ser Matrona. Antes de graduarme, me inscribí en una academia para preparar el examen de acceso a la especialidad de Obstetricia y Ginecología (Matrona), es decir el EIR.

A diferencia de algunos compañeros aspirantes al EIR, no podía permitirme dedicar todo mi tiempo al estudio dada mi situación familiar y económica, además de mis sueños ya que todo ello no me permitía centrarme de forma única y exclusivamente en preparar el EIR, sino que mi responsabilidad era trabajar y estudiar simultáneamente, como bien venía haciendo desde años atrás.

Tras graduarme, renuncié a mis anteriores trabajos como retail-assistant y acepté mi primer puesto como Enfermera en Ginecología a tiempo completo en el Servicio de Diagnóstico y Terapia de Suelo Pélvico de la Unidad de Uroginecología del Hospital Clínic de Barcelona. Además, lo empecé a combinar con otro puesto como Enfermera de Salud Comunitaria y Familiar en un Centro de Atención Primaria a tiempo parcial en el Servei d’Atenció Primària (SAP) Delta Llobregat de l’Institut Català de la Salut (ICS). Y, a su vez, también con otro más como Enfermera en Obstetricia ocasionalmente guardias en la planta de maternidad de la Seu Maternitat del Hospital Clínic de Barcelona.

Mi objetivo mientras luchaba por mi plaza en el EIR19 acudiendo a todas las clases de la academia, haciendo todos los simulacros y estudiando, era diseñar mi Plan B: ganar experiencia laboral y ahorrar para especializarme en Obstetricia y Ginecología (Matrona) en el extranjero si no conseguía plaza en España.

Lamentablemente, no obtuve una plaza en el EIR19 junto con otros 12.935 aspirantes enfermeros. Aunque no logré mi objetivo, seguí diseñando mi Plan B: trabajando para ganar más experiencia y ahorrando para realizar la especialidad en Obstetricia y Ginecología (Matrona), en otro país. Mientras investigaba las alternativas para estudiar Matrona fuera de España, empecé a crear mi crítica al EIR.

4. Estudiar Matrona en Budapest: La alternativa para cumplir mi sueño de ser Matrona

Después del EIR, en febrero de 2019 necesité un tiempo de reflexión y no fue hasta principios de 2020 que me adentré en investigar sobre las alternativas al EIR para estudiar Matrona. Asimismo, me informé para estudiar Matrona en Budapest, Portugal, Andorra, Bélgica, Reino Unido e Irlanda. De pronto, empezó la pandemia por el COVID-19 y «el deber me llamó», pausando así mi búsqueda. No fue hasta septiembre de 2020 que volví a retomarlo. Tras valorar las distintas opciones, finalmente la que más me encajó fue estudiar la especialidad de Matrona en Budapest.

Tras informarme de la fiabilidad de estudiar Matrona en Budapest, efectividad de la homologación del título en la Unión Europea y particularmente en España, supe de matronas que la habían cursado y estaban ejerciendo como tal en España. Todas ellas, desde su inocencia y basándose en su experiencia y en la de las promociones anteriores, me comentaron que el acceso y trámites para estudiar la especialidad de Obstetricia y Ginecología (Matrona) en la Universidad de Semmelweis, Budapest se debían hacer a través de una conocida agencia externa.

Entonces, cometí mi mayor error en todo el proceso de estudiar Matrona en Budapest: contratar a dicha agencia, y su mayor error fue su grandísima incompetencia profesional. El contexto, los hechos y las circunstancias son un tanto extensos de explicar, puede que te interese saberlos (o no). Así que en el siguiente apartado te lo cuento con todo detalle. Igualmente, decidas lo que decidas, leas el siguiente apartado o no, no olvides leer el recuadro azul que te dejo justo aquí debajo, por favor. 

🤓Tip: Creo que es importante que sepas y estés alertada de algo: Desde mi más sincera opinión y basándome en mi experiencia, te recomiendo evitar la contratación de cualquier agencia externa, contacta de forma única y exclusivamente con la Universidad de Semmelweis e inicia los trámites para acceder a estudiar la especialidad de Obstetricia y Ginecología (Matrona) en Budapest por ti misma. Es importante que sepas que puedes realizar todo el proceso de inscripción para estudiar la especialidad de Matrona en Budapest por tu cuenta, sin necesidad de contratar ninguna agencia intermediaria. De esta manera, te ahorrarás sus abusivos precios que suman hasta un total de 5.040 euros, pero esto es algo que te explico en este otro post.

5. El error que debes evitar si decides estudiar Matrona en Budapest:

Como te explicaba,  contacté con dicha agencia que todas las aplicantes de anteriores promociones contrataban para gestionar el acceso y trámites para estudiar la especialidad de Obstetricia y Ginecología (Matrona) en la Universidad de Semmelweis, Budapest. Teóricamente, la agencia debería cumplir con los nueve objetivos de empresa que exponen en su web y que podrían sintetizarse en que son una entidad interlocutora que garantiza el flujo de comunicación entre la Universidad de Semmelweis y los aplicantes candidatos al Programa de Matronas en Budapest, Hungría; pero no es así.

Como bien repetiré hoy, mañana y siempre, el  mayor error que cometí durante todo el proceso de acceso para estudiar Matrona en Budapest fue contratar a dicha agencia, y su mayor error fue su grandísima incompetencia profesional. Para evitar que tú pases por lo mismo, ahorrarte los 5.040 euros que suponen sus costes y ayudarte como a mí me hubiera gustado que me ayudasen en aquél momento, voy a explicarte lo sucedido:

Parte 1:

El 12 de octubre de 2020, tras una primera entrevista mediante Zoom con la agencia, formalicé la contratación de los servicios. Se me comunicó verbalmente, que debería proceder a mí instalación en la ciudad de Budapest para realizar presencialmente la formalización de la matrícula durante el mes de agosto, remarcando especialmente que relegase absolutamente de todo trabajo durante las últimas semanas de agosto de 2021, ya que a finales de ese mes me esperaban dichas gestiones académicas de forma presencial, además del inicio del curso durante los primeros días del consiguiente mes de septiembre de 2021.

Parte 2:

Asimismo, conforme a lo convenido aboné todos los gastos, que sumaban una cantidad total de 5.040 euros en las fechas precisas.

Parte 3:

Realicé el examen de admisión a la Universidad de Semmelweis con fecha de 25 de marzo de 2021, del que se me comunicó el aprobado telefónicamente con fecha de 29 de abril de 2021, recibiendo, consiguientemente a realizar el último pago a dicha agencia, la carta de admisión a la Universidad de Semmelweis con fecha de 5 de mayo de 2021.

Parte 4:

Cumplí todos y cada uno de los requisitos que la agencia me exigió para el ingreso en la formación académica mencionada.

Parte 5:

Así pues, responsablemente, notifiqué a mi lugar de trabajo conforme marchaba a cumplir mi sueño, poniendo fin, así, a mi corriente puesto laboral. De hecho, vine a Budapest en búsqueda de piso, lo encontré e inicié la mudanza entre dos países situados a más de 1.500km, dado que firmé mi contrato de alquiler por 1 año, es decir, el tiempo que iba a necesitarlo para estudiar durante el primer año académico 2021/22. En fecha de 1 de agosto de 2021, Martí (mi pareja) y yo procedimos a la instalación en Budapest para realizar próximamente el programa citado con muchísima ilusión. Dicho sea de paso, renunciando también a oportunidades profesionales por parte de mi persona y de los familiares que se trasladaron conmigo a Budapest.

Parte 6:

No obstante, a 12 de Agosto de 2021 (es decir, a menos de un mes de iniciar la matriculación presencial de dicha Universidad (30 de Agosto de 2021 – 3 de Septiembre de 2021) e inicio del curso académico, según lo establecido en la web oficial de la Universidad de Semmelweis), tras mucho insistir solicitando a dicha agencia información, enviando mensajes vía Whatsapp y emails, recibo un correo electrónico (porque ni siquiera se tomaron la molestia de llamarme), conforme «Estamos a la espera de poder confirmar con ellos (refiriéndose a la Universidad de Semmelweis) lo antes posible si se va a iniciar este curso 2021/22 en septiembre o se pospone algunos meses».

Parte 7:

Y, a la espera de noticias, a 25 de Agosto de 2021 (es decir, a menos de un mes de iniciar la matriculación presencial de dicha Universidad (30 de Agosto de 2021 – 3 de Septiembre de 2021) e inicio del curso académico, según lo establecido en la web oficial de la Universidad de Semmelweis), recibo un nuevo correo electrónico de la agencia (porque ni siquiera se volvieron a tomar las molestias de llamarme), conforme «el inicio del curso y de esta promoción se pospone a septiembre 2022, los costes abonados no se rembolsan, ya que no se cancela el programa sino que se pospone su inicio». Es decir, el curso académico no empezaría en la fecha prevista, SINO UN AÑO MÁS TARDE. Dicho sea de paso, con MENOS DE UNA SEMANA DE ANTELACIÓN RESPECTO DE LA FECHA DE MATRICULACIÓN PRESENCIAL OFICIAL DE DICHA UNIVERSIDAD (30 de Agosto de 2021 – 3 de Septiembre de 2021) E INICIO DEL CURSO ACADÉMICO.

Parte 8:

Hágase inciso, que, tal y como la agencia me comunicó el pasado 12 de Agosto de 2021, el corriente curso académico 2021/22 se posponía “algunos meses”, dando lugar a una falacia más en sus líneas de trabajo y al fraude en la transparencia de comunicación conmigo, su cliente; dado que según lo establecido en el posterior comunicado de la agencia el pasado 25 de Agosto de 2021, “el inicio del curso y de esta promoción se pospone a septiembre 2022”, sumando la cifra de un año de espera, 365 días de expectativa, y yo actualmente ya instalada en Budapest, habiendo declarado terminación a mi corriente puesto laboral y con un año de vida usurpado.

Parte 9:

De modo que las tres aplicantes al programa de la especialidad de Matrona en Budapest para el año académico 2021/22 sufrimos una gran burla, engaño, decepción y desconfianza por parte de esta agencia, y así es cómo descubrí que no era necesario contratar a esta agencia para iniciar tus estudios en la Universidad de Semmelweis. 

Parte 10:

Tras gestionar emocional y familiarmente todo el shock de lo sucedido en aquél horrible mes de agosto 2021, me planteé:

  • ¿Debería, yo como clienta de la agencia y aplicante de la Universidad de Semmelweis, confiar en que el documento prometido, conforme se efectuaría la reserva de mi plaza, tuviera la misma validez que la carta de admisión recibida por mi persona el pasado 5 de Mayo de 2021, que ha resultó ser NULA?. Carta, donde, conforme traducido del inglés, indicaba “estás admitida por la Universidad de Semmelweis Facultad de las Ciencias de la Salud, Budapest, para el Programa Especialista de Matrona. Puedes iniciar tus estudios en el semestre de otoño del año académico 2021/2022”.

No confiaba en ellos, sí en la Universidad de Semmelweis dado que fueron claros desde el primer momento, pero no era su responsabilidad comunicarme a mí la anulación del año académico 2021/22, sino que lo era de la agencia, y no lo hizo hasta el último día, cuando ya había cobrado todo y le convenía pues. 

Parte 11:

Considero firmemente que uno de los deberes que se espera de la agencia es informar solemne y debidamente, en los márgenes temporales adecuados, al alumnado. Además de preocuparse más por el cliente y su situación tras recibir una noticia de tal calibre, en vez de aclamar por su parte, como agencia, tan frívolamente, que “los costes abonados no se reembolsan, ya que no se cancela el programa sino que se pospone su inicio”, determinando que solo buscan su propio interés realizando un servicio totalmente infame. 

Dado lo sucedido, espero que ahora puedas llegar a entender el por qué mi mayor error en todo el proceso de estudiar Matrona en Budapest fue contratarlos y su mayor error fue el incumplimiento más flagrante por su parte es el propio objeto de la contratación, ya que la agencia tenía que realizar una función de intermediación para mi inscripción y matrícula en el Programa de Matrona para el curso 2021/22. En consecuencia, es evidente y patente, que con el inicio del curso académico UN AÑO MÁS TARDE, para el año académico 2022/23, la agencia incumplió su parte contractual. 

Y ahora bien, después de haber leído toda mi historia y sucedido con dicha agencia,  ¿Tú qué harías? Seguirías mi guía para estudiar Matrona en Budapest accediendo de forma directa a la Universidad de Semmelweis, o seguirías cumpliendo el grave error de contratar a una incompetente agencia? Yo lo tengo claro: «lo que puedas hacer por ti mismo, no dejes que lo hagan los demás».

6. Y, entonces, así es cómo nació @laperladeldanubio

No te engañaré, gestionar todo este shock fue una de las peores épocas de mi vida a nivel personal y emocionalmente fue muy difícil, básicamente porque el motivo esencial por el que me mudé no sólo yo, sino que también Martí, me lo usurparon, se esfumó de la noche a la mañana.

Todas las conversaciones que tenía con Martí finalizaban en un único dilema: ¿Volver a Barcelona o quedarnos en Budapest, a pesar de todo?… Pues contra todo pronóstico, tomamos nuestra propia decisión y apostamos por seguir viviendo en Budapest y así nació nuestro proyecto: blog y @laperladeldanubio, con un claro objetivo: aprender y compartir todo cuánto descubriésemos de Budapest, Hungría y los países vecinos. ¡Ah y también con el fin de compartir toda la información que recluté de ser Matrona, pero ya si eso cuando empezase de verdad la especialidad de Obstetricia y Ginecologia algún día!

Y, resulta que ese día llegó. En septiembre de 2022, empecé mi residencia como Matrona en Budapest, Hungría. Actualmente, ya hemos empezado nuestro 3r año viviendo en Budapest, y tan sólo me quedan unos meses para graduarme como Matrona en Budapest, Hungría. Mientras tanto, ¿Te unes a disfrutar con nosotros de esta aventura?

Hasta aquí la historia sobre mi vocación por Matrona y cómo he terminado estudiando Matrona en Budapest y el gran error que debes evitar cometer si decides hacerlo. Si quieres más información sobre Estudiar Enfermería y qué hacer después, Especialidades de Enfermería y el EIR, Crítica al EIR o Alternativas para estudiar Matrona, te recomendamos que leas los siguientes posts del blog.  ¡Esperamos que te haya servido de gran ayuda!

Si tienes alguna duda o cuestión a comentar, te animamos a que nos escribas tu consulta en los comentarios.

¡Estaremos encantados de responderte!

Si te gusta nuestro contenido y quieres estar al día de todas las novedades de la ciudad

¡SÍGUENOS EN INSTAGRAM!

... ...