CRítica al eir:

Mi opinión al sistema de acceso a las Especialidades de Enfermería en España.

El EIR es un examen ampliamente considerado por los muchos enfermeros que nos hemos presentado como un injusto trámite evaluativo presentado en un formato, que bajo mi opinión, está diseñado de manera estratégica para dificultar la obtención de una plaza y que además no refleja adecuadamente el conocimiento de los aspirantes como para llegar a acceder a las especialidades de Enfermería existentes.

Es importante tener en cuenta que realizar el examen no garantiza que consigas una plaza en la especialidad luchada y deseada, además supone un gran sacrificio y esfuerzo en muchos niveles, así como económico, personal y especialmente mental. 

Por otro lado, es un examen que está rodeado de una industria de competición de academias para llevar a cabo preparación al EIR. Estas academias promocionan sus programas como los más destacados, respaldados por resultados sobresalientes, y se autodenominan líderes en la industria. Aseguran que su enfoque es infalible para aquellos estudiantes comprometidos que están dispuestos a abordar con seriedad el desafío que representa el examen EIR. Pero, ¿Realmente no poder dedicarte a tiempo completo a estudiar es no tomarte en serio la carrera de fondo que representa el examen EIR? A mí me hicieron sentir eso desde la academia.

Hay aspirantes que pueden preparar el EIR estudiando a tiempo completo, pero hay algunos compañeros aspirantes al EIR (como fue mi caso) que no podemos permitirnos dedicar todo el tiempo al estudio dada nuestra situación familiar y económica, además de nuestros sueños, ya que todo ello no nos permite centrarnos de forma única y exclusivamente en preparar el EIR, sino que nuestra opción es trabajar y preparar el EIR simultáneamente, como bien probablemente venimos haciendo desde años atrás.

También considero que el EIR cuenta con falta de especificidad en relación al acceso, regulación y ejercicio legal de las plazas como Especialistas Enfermeros, ya que excepto la especialidad en Obstetricia y Ginecología (Matrona),  el resto de especialidades enfermeras cuentan con distintas alternativas para llegar a ejercerlas.

1. Formato del examen

En este examen, en teoría, se supone que se evalúan los principios fundamentales de la Enfermería, y si eso fuera todo, el costo de la tasa de examen de 23.33€ podría justificarse. Sin embargo, en la realidad, el examen incluye preguntas que a menudo resultan ser absurdas, incoherentes y no apropiadas para la práctica de nuestra profesión.

Además, en ocasiones se plantean preguntas que están completamente fuera del ámbito de nuestras competencias como enfermeros, e incluso se abordan prácticas obsoletas que parecen ignorar los cimientos de la Enfermería. Por ejemplo, en el año que yo me presenté se preguntaron cosas como «¿Cuál es el diámetro de la mordedura de una serpiente?» o «¿Cuánto volumen de flujo de tos hay que tener para que salga un esputo?” o “¿Cuál es el nivel de ruido en el interior de una aeronave de transporte sanitario?”. En vista de esto, me planteo la siguiente pregunta: ¿Es realmente necesario que los aspirantes a especialistas en Enfermería deban enfrentarse a cuestiones de este tipo?

Es importante recordar que el EIR consta de 185 preguntas tipo test, las respuestas correctas suman tres puntos, pero es que cada respuesta incorrecta resta un punto de la nota total obtenida (netas) y las no contestadas no puntúan. Además, para complicar aún más las cosas, no solo el día del examen es inusual, ya que se lleva a cabo en sábado; sino que la hora elegida es aún más desafiante, dado que tiene lugar a las 16:00 horas. ¡No hace falta decir más al respecto!

Desde mi perspectiva, parece que la elección del horario a las 16:00 horas está deliberadamente diseñada para reducir el rendimiento mental de los aspirantes. Resulta curioso, ¿verdad?. A esa hora, se espera que los opositores ya hayan comido, lo que conlleva un descenso natural en su nivel de energía debido a los procesos de digestión. Y, además, han estado despiertos durante al menos 8 horas y aún les quedan 4 horas más por delante realizando un examen que demanda un alto nivel de concentración, después de haberlo estado preparando durante al menos un año.

En resumen, para muchos enfermeros, el proceso del EIR representa una especie de burla hacia la profesión de Enfermería. En la actualidad, el sistema de acceso a las especialidades de enfermería en España, particularmente en el caso de Matrona, está experimentando una situación de colapso. En España, la formación en el ámbito sanitario ofrece opciones tanto públicas como privadas en varias profesiones, pero sorprendentemente, en el caso de Matrona, la única vía de acceso es a través de la formación pública mediante el EIR.

Este sistema, desde mi perspectiva, dista mucho de ser lo que podríamos considerar «justo». Lo justo sería brindar a los aspirantes a Matrona la posibilidad de elegir entre formación pública y privada, ya que hay quienes no pueden permitirse esperar durante años para obtener una plaza a través del EIR. Es en este contexto donde se hacen necesarias las alternativas para perseguir el sueño de una carrera profesional, como la opción de estudiar Matrona en el extranjero. En mi caso, opté por estudiar Matrona en Budapest, como una de las muchas enfermeras españolas que buscan otras oportunidades de formación. No olvidemos la esencia fundamental: la prioridad es capacitar a matronas, no imponer barreras y hacer que esta profesión sea inaccesible.

2. Industria de academias de preparación

Para el EIR, al igual que para el examen MIR (Médico Interno Residente), se aconseja una preparación de aproximadamente un año a través de una academia especializada. Esto se debe a que el EIR, como he mencionado anteriormente, es un examen exigente que requiere de una técnica específica y práctica, la cual estas academias proporcionan.

Existen numerosas academias en el mercado, casi tantas como aspirantes, y generalmente ofrecen cursos presenciales con precios que oscilan entre 1.250€ y 1.680€, así como cursos en línea que rondan los 790€ a 1.300€. Todas estas academias promocionan sus servicios como los mejores, respaldados por resultados sobresalientes, y se presentan como líderes indiscutibles en la industria, asegurando que su enfoque es infalible para aquellos estudiantes comprometidos que toman en serio la larga travesía del EIR.

Lo que a menudo pasan por alto es que, en la mayoría de los casos, estas academias desaconsejan trabajar mientras buscas conseguir tu plaza como especialista enfermero, se espera que dediques diariamente de 8 a 12 horas de estudio, dado que el proceso del EIR es extremadamente exigente. En consecuencia, recién graduado o con experiencia laboral, estas academias te plantearán la difícil elección de renunciar a un año de trabajo para aumentar tus posibilidades de obtener la plaza. Sin embargo, es importante comprender que nadie, ni siquiera estas academias, pueden garantizar tu plaza, por más promesas que hagan. Esto es algo crucial que debes tener en cuenta.

Además, lo que suelen omitir es el impacto significativo que esto tendrá en tu salud mental y tu independencia económica, especialmente después de invertir una suma considerable en sus servicios (porque, siendo honestos, sus cursos no son precisamente económicos). Es evidente que necesitas dinero para sobrevivir, ya sea que dependas de un respaldo familiar o no. Renunciar a trabajar significa enfrentar numerosas renuncias personales y familiares, lo que inevitablemente afectará tu bienestar emocional. Además, dependiendo de tu situación personal y familiar en ese momento, puede que simplemente no puedas permitírtelo.

Después de realizar el EIR, las academias intentarán recuperar a sus alumnos que no obtuvieron la plaza ofreciéndoles cursos de Re-EIR con descuentos para «exalumnos». Sí, así como lo lees, es lamentable pero cierto. Utilizarán eslóganes alentadores y frases estilo «Mr. Wonderful» para motivarte a seguir intentándolo y a no dejarte derrotar por el EIR ni por el sistema de acceso a las especialidades de enfermería en España. En ese momento, es probable que te encuentres emocionalmente afectado por no haber logrado tu objetivo y, después de mucha reflexión, puedas aceptar la oferta de retomar otro año de estudios sin garantía de plaza. En este punto, es fundamental que consideres investigar las especialidades que deseas estudiar y las opciones que existen para hacerlo fuera de España. Fue en este momento cuando opté por estudiar Matrona en Budapest (aunque también investigué otras opciones en diferentes países).

3. Falta de regulación del acceso y ejercicio a las especialidades

Aunque pueda resultar doloroso, el EIR, en última instancia, solo «reconoce y habilita distintivamente» para la especialidad en Obstetricia y Ginecología (Matrona), con un número limitado de aproximadamente 400 plazas disponibles al año. Lo subrayo porque el EIR solo «valora» a Matrona debido a que es la única especialidad que requiere la superación de este examen para ejercerla en España. En otras palabras, no existe la posibilidad de acceder al trabajo en Matrona a través de prácticas universitarias, másteres, postgrados o cursos expertos; únicamente se permite la formación como Matrona en España después de superar el EIR, obtener una plaza en Enfermería Obstétrico Ginecológica (Matrona) y completar los dos años de residencia correspondientes.

En contraste, para las demás especialidades existen múltiples vías para ejercerlas (Enfermería de Salud Familiar y Comunitaria, Enfermería de Salud Mental, Enfermería Pediátrica, Enfermería Geriátrica y Enfermería del Trabajo). Por ejemplo, una enfermera recién graduada puede comenzar a trabajar en el campo de la enfermería pediátrica después de realizar prácticas universitarias en ese servicio, o bien puede hacerlo tras superar el EIR, obtener una plaza en pediatría y completar la formación de dos años de residencia, o incluso después de haber cursado un máster, postgrado o curso experto en enfermería pediátrica. Sin embargo, en el caso de la especialidad de Obstetricia y Ginecología, no importa cuántos másteres, postgrados o cursos especializados existan en España, ya que solo se puede acceder a la formación de Matrona a través del EIR, obteniendo una plaza en la especialidad de ginecología y obstetricia, seguida de los dos años de residencia.

En resumen, a excepción de Matrona, las demás especialidades ofrecen alternativas públicas y privadas para el ejercicio profesional. Esto plantea un conflicto y una desventaja para aquellos especialistas en Enfermería de Salud Familiar y Comunitaria, Enfermería de Salud Mental, Enfermería Pediátrica, Enfermería Geriátrica y Enfermería del Trabajo, ya que no parece justo que alguien sin la especialidad pueda ocupar su puesto como especialista, sin el mismo título que se exige a las Matronas. Con esto, busco enfatizar la necesidad de igualdad de condiciones, exigiendo que se reconozca el título de especialista para todas y cada una de las especialidades de enfermería o para ninguna.

A diferencia de España, en el resto de Europa y también en el Reino Unido, la formación en Matrona es una carrera universitaria, a la que se puede acceder después de completar las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). También, en algunos países, Matrona no es una carrera, sino un máster universitario al que se puede acceder después de obtener el Grado en Enfermería. Por lo tanto, cuando el EIR o el sistema de acceso a las especialidades de enfermería no satisface a los aspirantes, estudiar Matrona en el extranjero se convierte en una opción atractiva para muchos enfermeros, como fue mi caso al elegir estudiar Matrona en Budapest.

4. Post-EIR y el valor de la Salud Mental

Muchos aspirantes creen que la parte más difícil de acceder a las especialidades de enfermería es el EIR, pero están equivocados. En realidad, la mayoría de los que han pasado el EIR te dirán: «El EIR es duro, pero lo que viene después, el post-EIR, es aún más desafiante». Es posible que te preguntes por qué, después de haber superado el examen, deberían sentirse preocupados. Deberían estar en un estado de tranquilidad, ¿verdad? La realidad es que esto rara vez sucede, ya que el prolongado período de incertidumbre que rodea al EIR («¿Conseguiré o no conseguiré mi plaza?»), sumado a la amable pero insistente presión de tu entorno («¿Cómo te fue en el examen? ¿Crees que optarás a la especialidad de enfermería que deseas?») suele generar un estado de ansiedad y depresión que puede llevarte a vivir uno de los momentos más difíciles de tu vida personal.

Como he mencionado anteriormente, el EIR generalmente se realiza el último sábado de enero o el primer sábado de febrero, pero la adjudicación oficial de plazas suele ocurrir el último sábado de abril. En otras palabras, si tienes la suerte de acceder a la especialidad de enfermería, no sabrás oficialmente si has conseguido tu plaza deseada hasta cuatro meses después del examen, cuando se lleva a cabo la adjudicación en Madrid. Sin embargo, de manera «extraoficial», puedes comenzar a hacer suposiciones desde el mismo momento en que finaliza el EIR, con las correcciones de las academias. En ese momento, es posible que seas convocado para elegir tu plaza. Ten en cuenta que la elección de plazas se realiza en función de la puntuación más alta, es decir, aquellos que obtienen las mejores calificaciones eligen primero su especialidad y lugar de residencia, que comienza al mes siguiente (a finales de mayo de ese mismo año).

Puede que tengas suerte y obtengas la plaza y el lugar que deseas. Sin embargo, también es posible que quieras especializarte en Matrona y las plazas se agoten rápidamente, lo que te dejaría fuera de la especialidad de Obstetricia y Ginecología, a pesar de haber sido convocado para la adjudicación de plazas. En ese momento, te enfrentarás a un dilema: ¿te conformas con elegir una plaza en otra especialidad, incluso sabiendo que no es tu primera opción y que siempre te sentirás insatisfecho por no haber logrado Matrona? O bien, ¿Renuncias a tu plaza en otra especialidad de este año y decides volver a presentarte al EIR el próximo año, sin garantía de que lograrás una plaza nuevamente?

En mi opinión, lamentablemente, el éxito en este proceso depende en gran medida de la suerte y no necesariamente de ser el mejor enfermero. Como he mencionado anteriormente, considero que esto perjudica a todos, incluido nuestro sistema de atención sanitaria en España, ya que excluye a una cantidad significativa de aproximadamente 11,000 enfermeros especialistas potenciales de acceder a la especialidad que desean, a pesar de haber dedicado mucho tiempo y esfuerzo a estudiar, haber invertido económicamente en una academia durante meses (o años), haber renunciado (o no) a sus carreras profesionales y haber enfrentado el desafiante formato de este examen psicológico. Lo que está claro es que, si aceptas una plaza, deberás completar dos años de residencia como Enfermero Interno Residente (EIR), pero esa cuestión te la explico a continuación.

5. Cómo sobrevivir (o al menos intentarlo) siendo residente

La residencia es un programa de formación que abarca un período de 24 meses. Durante este tiempo, te encuentras bajo un contrato de exclusividad, lo que significa que no puedes trabajar en ninguna otra empresa legalmente, y trabajas a jornada completa. Durante este período, recibes una nómina bruta que generalmente oscila entre 800 y 1.000€ al mes, con la posibilidad de obtener ingresos adicionales a través de guardias, lo que puede elevar el total a alrededor de 1,100-1,400€ al mes brutos.

En resumen, estarás ganando durante dos años un salario que es el mínimo en España, y en algunos casos, incluso menos, a pesar de tener una carrera universitaria que, en condiciones normales, te proporcionaría un salario bruto al menos tres veces mayor al mes. Esto significa que, si deseas llevar una vida independiente en España, deberás ajustar mucho tu presupuesto, ya que los alquileres y la inflación de los precios de los alimentos pueden hacer que vivas con lo justo y prácticamente no puedas ahorrar nada. Sin embargo, al finalizar la residencia, contarás muy probablemente con una excelente formación.

Es importante tener en cuenta que al concluir la residencia del EIR, obtendrás la titulación de enfermero/a especialista. Sin embargo, ser especialista no garantiza automáticamente una plaza fija ni necesariamente un aumento significativo en tu salario, ya que esto puede variar según la Comunidad Autónoma y el centro de trabajo en el que te encuentres. Por ejemplo, los especialistas en Ginecología y Obstetricia (Matrona) en Andalucía a menudo reciben un plus salarial de 50€ al mes, mientras que en el País Vasco pueden recibir un aumento de sueldo de entre 500 y 600€ al mes.

Por lo general, al finalizar la residencia, es común que te contraten en la Unidad Docente donde completaste tu formación, pero esto no siempre sucede. Aunque tener una especialidad puede mejorar tu currículum vitae y brindarte más oportunidades laborales, así como cierta preferencia para obtener ciertos puestos, no es un requisito obligatorio.

Sin embargo, es importante destacar que la única especialidad que realmente abre las puertas hacia una nueva profesión es Obstetricia y Ginecología (Matrona), que además cuenta con su propia bolsa de empleo y procesos de selección para obtener un puesto fijo. En cambio, en el caso de las demás especialidades, como mencioné a lo largo de esta explicación, en general no cuentan con bolsas de empleo específicas y las oportunidades laborales pueden estar disponibles para personas con diversos antecedentes, incluyendo experiencia laboral, prácticas universitarias, másteres o postgrados relacionados con el campo o ser especialistas de la rama.

Hasta aquí mi opinión al sistema de acceso a las Especialidades de Enfermería en España. Si quieres más información sobre Estudiar Enfermería y qué hacer después, Especialidades de Enfermería y el EIR,  Cómo Estudiar Matrona en Budapest y el gran error que debes evitar cometer o Alternativas para estudiar Matrona, te recomendamos que leas los siguientes posts del blog.  ¡Esperamos que te haya servido de gran ayuda!

Si tienes alguna duda o cuestión a comentar, te animamos a que nos escribas tu consulta en los comentarios.

¡Estaremos encantados de responderte!

Si te gusta nuestro contenido y quieres estar al día de todas las novedades de la ciudad

¡SÍGUENOS EN INSTAGRAM!

... ...