Mitología | leyendas

Más que lo que ves, es lo qué crees

Se dice que los húngaros han sido siempre personas a las cuáles les gustan las leyendas. Los orígenes de la cultura y literatura nacional, se pierden en la penumbra de tiempos remotos. Es por eso, que se han convertido en herederos de numerosas leyendas históricas relativas a su procedencia, su migración y la conquista de la patria creando la mitología y leyendas húngaras. 

Los húngaros crearon su propia cultura nacional en el punto de confrontación de dos grandes culturas. Por una parte, provenían del Este, habían adquirido sus tradiciones originales de la cultura ancestral de la región de las estepas de Eurasia. Pero por otra parte, como consecuencia del sincero compromiso cristiano y de la inteligente visión de la situación política de sus primeros reyes, aceptaron y abrazaron la cultura occidental y solamente un siglo después de su establecimiento en la Cuenca de los Cárpatos ya encontraron su lugar entre las naciones occidentales.

Es por eso que de pronto se vieron en medio de un choque de culturas y tradiciones, adaptando la historia y sus orígenes de forma que tuvieran un sentido para las siguientes generaciones. 

En este post os contaremos algunas de las leyendas húngaras más famosas, sus héroes y aventuras. !Quédate porqué son dignas de película!

Mitología húngara: El Turul

El Turul se trata de una legendaria ave mística parecida a un enorme halcón o águila. Su estatua fue construida en honor a la mitología de los húngaros pre-cristianos, que establecía que el mundo estaba dividido en tres partes: el Mundo Superior, el Mundo Medio y el InframundoDe manera que la mitología húngara narra que el ave mística vivía en el Mundo Superior (que representaba ser el Universo) junto a los Dioses en la cima del Árbol de la Vida, de sus propias raíces se sujetaba el Mundo Medio (que representaba ser la Tierra) lugar donde vivían y convivían los humanos. De su parte más inferior nacía el Inframundo (que representaba ser el “infierno”) el hogar de Ördög, creador de todo lo malo para los humanos.

De modo que la legendaria ave tenía que llevar a cabo varias misiones, así como ser mensajera entre el Mundo Superior y el Mundo Medio, es decir, entre los Dioses y los humanos. Además, debía cuidar del alma de los recién nacidos, como si de sus pequeñas crías de pájaro se tratara, y también debía crear un clima de orden y equilibrio entre todos los convivientes para que lograran vivir plenamente en el Árbol de la Vida.

1. Las leyendas del Turul

En la historia de Hungría, hay dos leyendas que hacen referencia a éste animal místico y relatan el origen de la tierra húngara, así como el del líder supremo de las 7 tribus húngaras, del Reino Húngaro y del inicio de la dinastía de los Árpád. Todo eso, a continuación, te contamos.

1.1. La leyenda del Turul y el sueño de Emese

Una de las leyendas del Turul, cuenta que una noche Emese soñó con el ave mística. Ella era la esposa de Ügyek, descendiente del temible Atila (el rey Huno), y jefe de una de las múltiples tribus húngaras nómadas en Escitia (la antigua región clásica que englobaba Europa del Este y parte de Asia). En el sueño de Emese, el Turul le anunciaba que el hijo del que estaba embarazada iba a ser un hombre de gran éxito y le auguraba gran nobleza en Europa. Meses más tarde, nació su hijo al que llamó Álmos (que significa “aquel del sueño”), también conocido como el Primer Príncipe de Hungría

Durante los siglos que transcurrieron de camino a su destino (Europa), las múltiples tribus húngaras fueron separándose y dividiéndose. Pero todo aquello de disociarse terminó en el año 896, cuando las siete jefes de las siete tribus magiares llegaron a los Montes Cárpatos (una cordillera situada en Europa), establecieron mediante un Pacto de Sangre formar una alianza que implicase lealtad eterna a un único líder supremo de todas las tribus húngaras, siendo Árpád (hijo de Álmos) el elegido

De modo que, se cumplió lo anunciado por el Turul, ya que éste terminó siendo conocido como el Gran Príncipe de Hungría dando lugar a la dinastía de los Árpád, de la que han descendido el resto de Príncipes de Hungría, así como el primer rey en cuanto Hungría se convirtió en el Cristianismo y nació el Reino de Hungría, con el rey Esteban I (I. István magyar király).

1.2. La leyenda del Turul y su hijo con Emese

Ésta misma leyenda también tiene otra versión que narra la historia de que, durante aquella noche en que Emese soñó con el Turul, realmente lo que sucedió no fue un sueño. ;Según la leyenda, el Turul la abrazó muy fuertemente con sus enormes alas mientras ella dormía y un río azul brotó de su joven vientre materno dando lugar al río Danubio, y quedando ella embarazada del futuro líder supremo de todas las tribus magiares, y al que le auguraba gran nobleza y éxito: el famoso Árpád

De modo que mientras Árpád, y las 7 tribus magiares hacían su expedición rumbo a Europa, el pueblo húngaro estaba siendo guiado y salvaguardado de los ataques de los águilas por parte del abuelo del líder supremo, la mística ave Turul, que además llevaba en su pico la famosa espada de Atila y la dejó instintivamente caer justo en la Pannonia (la antigua región romana que englobaba Europa Central), concretamente cayó sobre la capital de entonces, la antigua ciudad romana de Aquincum, actualmente conocida como Óbuda.

Las leyendas de Matías Corvin

Otro de los reyes más destacados de la historia de Hungría fue Matías Corvin. Hay dos leyendas que hacen referencia a él. Una de ellas cuenta su origen Real, “la del anillo de oro y el cuervo”. Y, la segunda, la del cazador que enamoró a una joven, que narra lo mucho que le gustaba a Corvin disfrazarse y hacerse pasar por otras personas. Todo eso, seguidamente, te lo explicamos de forma detallada.

mitologías y leyendas húngaras

2.1. La leyenda del anillo de oro y el cuervo

La primera historia, conocida como “la leyenda del anillo de oro y el cuervo”, explica el origen de Matías Hunyadi, es decir, narra la popular historia del anillo de oro robado por el cuervo y, a partir de ella, se explica el por qué empezó a ser conocido como Matías Corvin.

Todo empezó con Segismundo de Luxemburgo, quien se casó con María I de Hungría, y era la única heredera del trono húngaro. Al casarse con Segismundo, le cedió su poder, convirtiendo a él en rey de Hungría. Fruto de su matrimonio, nació Isabel de Luxemburgo y de Hungría, quien debía ser la única heredera del trono húngaro. Pero, su padre, el rey Segismundo, tuvo una relación extramatrimonial con otra mujer (desconocida) y, como consecuencia de aquél romance, nació Juan Hunyadi, hijo ilegítimo del rey. 

No obstante, antes que el rey Segismundo muriera, citó y entregó a la madre de Juan Hunyadi un anillo de oro para que así su hijo pudiera demostrar su origen Real a partir de su adultez y convertirse en legítimo.

Cumpliendo la madre de Juan con el legado del rey Segismundo, entregó el anillo a su hijo, quien desde niño lo llevaba siempre puesto hasta que un día, en una de las cacerías que Juan frecuentaba desde chiquillo, un cuervo con su afilado pico se lo robó. Y, tras su persecución, finalmente Juan consiguió dañar al cuervo a tiro de arco y recuperó su valioso anillo; pudiendo demostrar así en su adultez su origen de la realeza.

No obstante, ello tan sólo le sirvió a Juan a corto plazo para obtener títulos y un buen posicionamiento social en la nobleza, además de establecer contactos con importantes personajes del momento; ya que, al fallecer el rey Segismundo, su hija legítima Isabel (hermanastra de Juan Hunyadi) fue coronada como reina de Hungría. Y ésta, al casarse con Alberto V de Austria, cedió la corona a su marido, quien falleció en la recta final de su embarazo del futuro heredero del trono húngaro: Ladislao V (el Póstumo).

En aquel momento, surgió un importante conflicto entre la nobleza húngara, ya que no había rey porque Ladislao V todavía no había nacido y se formaron dos partidos. Una pequeña minoría, votaba que el rey debía ser Ladislao V (el Póstumo), pero imponía que hasta su mayoría de edad necesitaba de un rey regente. Sin embargo, la otra parte (que era la gran mayoría) era consciente de los constantes ataques otomanos que Hungría estaba recibiendo en aquel momento, y de la importancia que suponía tener un rey en aquel preciso instante.

De modo que el complejo asunto se puso en manos del Nádor de Hungría (antiguo cargo que otorgaba a una persona el poder de ser la más importante después del rey), y éste acudió y coronó a Vladislao III de Polonia como rey de Hungría, quien a los pocos años ejerciendo como monarca húngaro falleció en una de las múltiples batallas que participó.

De forma que, nuevamente, volvió a quedar el trono del rey libre. Y, esta vez, los Siete Capitanes en Jefe (un grupo de la nobleza que trataba los asuntos de Estado) decidieron que el trono pertenecía a Ladislao V (el Póstumo), pero debía ser sucedido hasta su mayoría de edad por el entonces ya conocido Juan Hunyadi (su tiastro, que demostró su origen Real ya que se validó que era hijo de Segismundo gracias a su anillo de oro), y así fue. 

De modo que el rey regente Juan Hunyadi decidió que, por seguridad, Ladislao V debía ser educado en las afueras del Reino de Hungría. A lo largo de su vida, el rey regente tuvo dos hijos, Ladislao Hunyadi y Matías Hunyadi.

Con los años, Juan Hunyadi falleció y, a pesar que Ladislao V ya era mayor de edad y podía reinar, Ladislao Hunyadi (su primastro) le quiso pelear el trono y la disputa únicamente se zanjó cuando Ladislao V (el Póstumo) le cedió un alto cargo en el ejército.

Entonces, Ladislao V regresó de vivir en las afueras de Hungría a Buda, se coronó nuevamente y puso una orden de búsqueda y captura para matar a su primastro Ladislao Hunyadi, quien murió asesinado. Todo ello generó un importante odio del pueblo húngaro hacia el entonces rey Ladislao V (el Póstumo), viéndose éste obligado a abandonar la corona. 

En consecuencia a todas las circunstancias que fueron teniendo lugar, nuevamente, Hungría volvía a no tener rey y, siguiendo la línea de la sangre Real, le tocó tomar las riendas del Reino de Hungría a Matías Hunyadi. 

A partir de ese relato y a raíz del anillo de oro de su abuelo Segimundo de Luxemburgo y Hungría, el rey Matías Hunyadi, heredó el apodo de “el cuervo” (corvinus),  su padre Juan Hunyadi, y empezó a ser conocido como Matías Corvin.

Cabe resaltar que Matías Corvin es otro de los reyes más destacados de la historia de Hungría, no obstante hay que tener en cuenta que, aunque no empezó su trayectoria monárquica no siendo tan querido por el pueblo como lo es recordado ahora, dado que, inicialmente, los húngaros estaban muy enfurecidos con que se proclamara rey a alguien que no pertenecía legítimamente a la Familia Real.

A pesar del rechazo y disgusto del pueblo hacia el nuevo monarca, el rey Matías Corvin se empeñó en trabajar sobre la rentabilidad económica de su reino para así conseguir hacer de éste, uno de los centros económicos financieros más potentes de aquél entonces. Para ello, creó impuestos y, dado que era un fanático del arte, cultura y ciencia creó a la Biblioteca Real, convirtiéndose en una de las más importantes de toda Europa en su momento.

Gracias a su importante labor en el ámbito financiero y humanístico, finalmente el rey Matías empezó a ser reconocido también como “el justo”, “ el sabio” y “el bueno”. Así pues, en consideración a él y a raíz de la última restauración iniciada para el Castillo de Buda, el Gobierno de Hungría decidió ubicar allí, cruzando la Plaza de los Leones (Oroszlános udvar), la sede de la Biblioteca Nacional de Hungría (Országos Széchényi Könyvtár), Galería Nacional Húngara (Magyar Nemzeti Galéria) y Museo de Historia de Budapest (Budapesti Történeti Múzeum).

Leyenda de Corvin

2.2. La leyenda del cazador

La segunda leyenda del rey Matías Corvin, conocida como “la leyenda del cazador, explica una de las extrañas y ocultas aficiones que Matías tenía, ya que le encantaba disfrazarse y pasar desapercibido entre los habitantes de su reino.  

Cuenta “la leyenda del cazador” que en una ocasión, el rey Matías Corvin decidió ir de caza disfrazado de mendigo. Ese día, a mitad de su caza y en medio del bosque, el joven Corvin conoció a una hermosa y joven mujer que vivía cerca, en una cabaña, y trabajaba como criada de su propio abuelo.

Ésta lo invitó a beber y comer a su casa y, cuando llegaron a la cabaña, Matías se quitó la capa, bebió y comió con ellos; pero ni la joven ni el abuelo de ésta lo reconocieron como el rey que era. No obstante, la mujer se enamoró de Corvin por todos aquellos momentos que compartieron juntos ese día.

Pasadas varias semanas, cuando ésta fue al pueblo, se enteró de que la visita que tuvo en la cabaña no se trataba de un hombre cualquiera, sino que fue el rey de Hungría quien bebió y comió con ellos. Así que fue del rey de Hungría de quien ella se enamoró ese día.

Y en una milésima de segundo las frases de un amor inalcanzable, un amor impracticable, un amor utópico, un amor insoluble, un amor inverosímil y un amor imposible… le causaron una súbita muerte de un infarto al corazón, ya que el rey de Hungría nunca, jamás, podría corresponderle. Al poco tiempo, su muerte también causó el fallecimiento de su abuelo del dolor que le creó la de su amada nieta. 

Hasta aquí todo cuánto debes saber para organizar tu viaje a Budapest, Hungría. Esperamos que te haya servido de gran ayuda, ahora ya puedes empezar con la siguiente faseCómo llegar al centro de Budapest desde el Aeropuerto.

Si tienes alguna duda o cuestión a comentar, te animamos a que nos escribas tu consulta en los comentarios.

¡Estaremos encantados de responderte!

Si te gusta nuestro contenido y quieres estar al día de todas las novedades de la ciudad

¡SÍGUENOS EN INSTAGRAM!

... ...